martes, 21 de junio de 2016

Pensamientos inoportunos


En este microrrelato intento exponer una decisión fundamental para nuestra vida, pero que provoca una situación embarazosa de no llevarse a cabo como se espera.

Pensamientos inoportunos

Apenas faltaban unos minutos para que les declararan marido y mujer y a Marta se le llenaba la cabeza de una impertinente duda: ¿deseaba casarse? Y entre divagación y divagación un rápido vistazo a los invitados, a esos que cuando oyeran un posible «no» de sus labios la pondrían verde, con qué cara de lelos la contemplaban, parecían estar presenciando la llegada del mejor estado en el que pueden encontrarse una mujer y un hombre, y lo paradójico del caso es que más de la mitad de ellos estaban divorciados. Llegaba el momento crucial, la temible pregunta: «Carlos, ¿Quieres recibir por esposa a Marta, prometes serle fiel tanto en la prosperidad como en la adversidad, en la salud como en la enfermedad, amándola y respetándola durante toda su vida?» «No, no quiero, lo siento» Las lágrimas y una risa nerviosa asomaron al rostro de Marta. Fue una suerte para la joven que todos imaginaran que la invadían el dolor y la tristeza.

©M. Carmen Rubio Bethancourt