miércoles, 17 de mayo de 2017

Regreso al pasado, microrrelato.

Escena de la película "El diario de Noa", 2004

Esta entrada la voy a dedicar a un microrrelato, ya que llevo un par de publicaciones seguidas exponiendo artículos literarios. El tema gira en torno a las oportunidades que dejamos escapar por causas tan estúpidas como el egoísmo, el orgullo, la vergüenza… Espero que os guste.
 Regreso al pasado
La casa estaba impecable, como le gustaba a Emilia, sin embargo, antes de dar por concluida la faena de cada mañana, un libro, mal colocado en la estantería del salón, llamaba su atención. «¿Y tú qué haces fuera de tu sitio?», pareció dirigirse a él. Al instante recordó, su nieta, le encantaba leer y debía de ser la causante del trastorno. Antes de poner el libro en su lugar, la mujer lo ojeó un momento. Era un viejo poemario de cubierta y páginas tan desgatadas como ella. El movimiento del interior de la obra provocó el descubrimiento de una fotografía, pequeña y en sepia, que había permanecido durante demasiado tiempo oculta en su interior. A Emilia se le estremeció el corazón ante la imagen de un joven en cuyo torso aún permanecía escrito: «Siempre tuyo». La anciana no pudo evitar las lágrimas ni el recuerdo de aquella tarde en la que no supo decir: «Quédate».

© M. Carmen Rubio Bethancourt, 2017

6 comentarios:

  1. Los fantasmas del pasado pueden aparecer, de pronto, para recordarnos las ocasiones perdidas. Lástima que cuando eso ocurre ya no haya vuelta atrás.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Josep. Verdaderamente es así. Una lástima que no sepamos ser decisivos cuando la ocasión lo merece. Muchas gracias por tu, como siempre, amable visita y comentario. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno Carmen, me ha gustado mucho y realmente habla de lo que pudo ser y no ha sido. Besos

    ResponderEliminar