viernes, 9 de enero de 2015

Acortando distancias


Puesta de sol, Cádiz
Primera entrada del nuevo año: un microrrelato que escribí hace bastante tiempo y cuya temática gira en torno al amor, exactamente a esos amores que creemos imposibles. A ver si os gusta.

 Acortando distancias

Percibo tu presencia, te encuentro. Ahí estás. No eres especial, ni siquiera mejor que muchos, pero cuánto te amo. Y tú sin saberlo, ¿o sí? Te acercas, lento, armonioso, aunque no orgulloso; no, tú no eres de esos. Ya tengo tu aire, ese que te envuelve y me deja respirar tu esencia; será lo único que me consolará de no poseerte. Te vas, me haces sufrir; ¿acaso no oyes gritar a mi corazón? Una última mirada y la diriges hacia mí. Perfecto, primera batalla ganada a tu indiferencia. 
© M. Carmen Rubio Bethancourt 

6 comentarios:

  1. Nunca hay que perder la esperanza pero en las cosas del amor nunca se sabe cuál será nuestro futuro. Has hecho bien sacando a la luz este relato que más bien suena a poema. Me ha gustado mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Josep Mª, por tu paso. Alegras mis entradas y a mí. Y si te suena a poema es que lo fue, pero la métrica se me da mal y decidí transformarlo en prosa. Un abrazo para ti también, amable amigo.

      Eliminar
  2. De amores imposibles el mundo está lleno. La nostalgia habita y hace mella en los corazones no correspondidos; pero torres mas altas han caído y nunca se ha de perder la esperanza. Una sonrisa, una llamada de teléfono, un mensaje de wassaps son batallas ganadas. Me ha gustado mucho, Mari Carmen. Agrego ahora mismo tu blog al mío. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Juan. Mil gracias por tu lectura y amable comentario. Los amores imposibles son un tormento, pero pasado el sufrimiento al mirar atrás no nos parecen tan importantes como para haber padecido por ellos. Un abrazo

      Eliminar
  3. "No eres especial, ni siquiera mejor que muchos, pero cuánto te amo." Hace mucho tiempo que no encontraba de esas frases o líneas maestras, la tuya es la síntesis del amor tormentoso, caprichoso. Creo que volveré tener el placer de contar con tu prosa para mis próximas narraciones. Sigue con el buen trabajo Carmen, un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Eduardo por tu gentil comentario. Espero guste la narración a tus oyentes. Un abrazo.

    ResponderEliminar