miércoles, 25 de febrero de 2015

Poner el "FIN" a una novela.

Estoy a punto de concluir mi segunda novela, bueno, realmente la he acabado, pero poner la palabra «Fin» me es difícil. ¿Por qué? Pues, sobre todo, por considerar si mi relato merece exponerse al público tal cual está desarrollado. Naturalmente que lo he revisado, no una, más de una vez, pero siempre me queda la duda del rigor literario en cuanto a expresiones, gramática e hilo conductor. Soy consciente de que los escritores, por muy insignificantes que seamos, no debemos actuar a la ligera, como si todo valiera, debemos respeto a los lectores y esto se debe plasmar en nuestros escritos.  Sin embargo voy a confesaros que algo más se añade a esa imposibilidad de poner el punto final, y es el apego que tengo a los personajes. Me ocurrió con mi primera novela y ahora me vuelve a suceder con la segunda. No sé si entre los que visitáis el blog hay escritores, bueno sé que algunos sí lo sois, y me pregunto si os sucede lo mismo, que os encariñáis con los protagonistas de vuestras historias y teméis decirles adiós; nos han confiado tantas cosas... Alguien puede estar pensando que soy yo la que imagino lo que harán o dejarán de hacer los personajes y no parece lógica mi sensación de cómplice de estos, pero es que a veces mi impresión es que son ellos los que me dirigen en el desarrollo del relato. Hoy he terminado una nueva revisión, estoy de acuerdo con lo que he escrito, me gusta y creo que merece el «Fin». 

4 comentarios:

  1. Yo creo que los personajes de tu novela nunca se marcharán, no desaparecerán sino que quedarán ahí, en el libro que forma parte de ti. Como cuando uno recuerda su vida infantil o juvenil viendo un álbum de fotos, siempre podrás revivir la historia que has escrito releyéndola o simplemente viéndola en una estantería de su habitación. Anímate y ponle ese FIN que, en el fondo, deseas. Y enhorabuena por esta nueva novela.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Josep Mª, esperaba tu comentario y ver si te ocurría lo mismo. Ya he logrado poner ese "Fin", y, como tú dices, mis relatos siempre estarán conmigo. Ahora a registrar

    ResponderEliminar
  3. Míralo como una metáfora de la vida, Carmen, si no tuviéramos un final nosotros mismos entonces el mañana sería simplemente un día más. Sin embargo la ventaja que tienen los libros sobre nosotros es que nuestro final llega tarde o temprano mientras que ellos y su universo se quedarán para siempre.

    ResponderEliminar
  4. Sí que es verdad, Eduardo Ramón, los libros quedan para siempre. Un abrazo y gracias por tu amable visita.

    ResponderEliminar