viernes, 22 de enero de 2016

"El diablo en el cuerpo" de Soledad Galán, reseña.


Esta nueva entrada voy a dedicarla a dar mi opinión sobre una novela que acabo de terminar de leer, “El diablo en el cuerpo” de Soledad Galán. No soy muy dada a hacer este tipo de comentarios, pues no me considero crítico literario, pero como este relato me ha conquistado, pues voy a ello.
La novela llegó a mis manos como regalo de Reyes de mis hijas, sabían de mi interés por hacerme con ella (escuché a su autora, escritora de ensayos y profesora de creatividad literaria, hablando de ésta, su primera novela, en Canal Sur) y me obsequiaron con ella. Comenzada su lectura, a los pocos días de conseguida, ya no podía dejar de leerla, es decir, me cautivaba. El porqué. Tenía ante mí a una reina “frescachona”, Isabel II, contándome su vida privada; pues Soledad Galán, su autora, domina el lenguaje de tal modo que pareces estar intimando con la mismísima soberana.
La trama gira en torno a la figura de la reina Isabel II de España (siglo XIX), centrada en el terreno personal y emocional que soportó esta señora, sobre todo en su relación amorosa y sexual con los hombres. Para ello Soledad Galán pone en boca de su protagonista, Isabel II, y después de muerta,  los sabores y sinsabores en su relación con los hombres, comenzando con su matrimonio a los dieciséis años con Francisco de Asís de Borbón, “Paquita” (como lo denominaban sus coetáneos y la propia reina), y causante del frustrante inicio de Isabel II en tan deseado camino del amor para una jovencita, pues el esposo parecía tener más pluma que ella misma. A partir de ahí Isabel II nos relatará, con buenas dosis de humor un tanto ácido que te hacen reír en no pocas ocasiones, como volcaría todo su interés en satisfacer lo que tanto anhelaba: el amor y el sexo. Tal entrega la llevaran a conocer a una buena lista de amantes que la adoctrinaran en tales artes, aunque poco compensaran su deseo de amar y ser amada. Por otra parte la autora hace a la protagonista consciente de su suerte, pues se sabe reina de España, pero a merced de todos, pues bien se encargó su madre, Doña Mª Cristina, que no supiera demasiado, así la podía manejar a su antojo, lo que fue bien aprovechado por las distintas opciones políticas que entonces se disputaban el gobierno de España.
La novela tiene un hilo conductor, la vida íntima de Isabel II, y en eso juega un papel fundamental el sexo, pues también en este aspecto me ha sorprendido la autora, porque Soledad Galán sabe  hacer literatura en tales descripciones, ya que pone en ellas un punto de delicadeza con el recurso de las comparaciones, más o menos como si a través de éstas tuvieras ese velo ante ti que cubre, pero te deja ver.
Para mí lo excelente de esta novela no es tanto su argumento, pues lo dicta la historia, sino como enlaza los acontecimientos íntimos de la protagonista y cómo los describe a través de ésta, porque leyendo la novela pareces oír y ver a la reina, una mujer castiza, desenvuelta, muy dada a utilizar un lenguaje grotesco y chabacano, propio de quien no tiene una gran cultura (de lo cual es consciente la protagonista) y de quien, sin medias tintas, dice cuanto le vienen ganas, porque también se sabe reina; es que a través del relato de Soledad Galán imaginas a Isabel II tal como la describiera Valle Inclán en  su escrito “La corte de los milagros”: “La Católica Majestad, vestida con una bata de ringorrangos, flamencota, herpética, rubiales, encendidos los ojos del sueño, pintados los labios como las  boqueras del chocolate, tenía esa expresión, un poco manflota, de las peponas de ocho cuartos”
Lo he pasado francamente bien leyendo esta obra tan bien planteada y tan bien redactada por su autora, es más, hacía tiempo que un relato no me impactaba, y éste lo ha hecho. Enhorabuena, Soledad Galán.

Soledad Galán

Por si estáis interesados en leer la novela, comentaros que la ha editado Grijalbo.

Reseña realizada por M. Carmen Rubio Bethancourt

2 comentarios:

  1. Parece realmente interesante. Procuraré adquirirla y leerla, por supuesto.
    Gracias por esta meticulosa reseña.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Lo es, Josep Mª, merece la pena leerla. Un abrazo amigo, y mil gracias por tu constante gentileza hacia mí.

    ResponderEliminar