sábado, 12 de abril de 2014

El símbolo del copyright ©

©
Es un distintivo muy común de ver en cualquier obra de carácter intelectual o cultural, pues se utiliza para identificar los derechos del autor sobre ésta; con ello se está indicando que la misma no se puede reproducir, ni explotar, sin el consentimiento de su creador. Los derechos de autor incluyen derechos morales y patrimoniales, y pertenecen al mismo por el simple hecho de haber generado la obra, por lo que no es requisito indispensable registrar para poseer tales derechos. Según la legislación vigente, los derechos de autor expiran y pasan a dominio público, a nivel mundial, a los cincuenta años tras la muerte de su creador (Convenio de Berna), la legislación europea ha extendido ese periodo algo más, a los setenta años. Hay muchos autores que piensan que deben de hacer algún tipo de trámite para proteger sus derechos de autor hacia sus obras, por ejemplo acceder a un registro o poner el símbolo del copyright en ellas, pero, repito, no es necesario, el autor tiene tales derechos por el simple hecho de haberlas creado, lo indica claramente el art. 1 de la LPI (Ley de Propiedad intelectual); así pues el uso del símbolo del Copyright, ©, es de libre elección para el autor, su utilización tendría más un sentido de advertencia. Y, precisamente, como advertir no está de más, voy a indicaros, a aquellos que queráis incluirlo en vuestros creaciones en Word y desconozcáis cómo hacerlo, de qué modo obtener dicho símbolo, pues, como habréis observado, ese distintivo no se refleja en el teclado del ordenador. Yo lo consigo de varios modos: 1ª, usando el menú de Word, yendo a Insertar, Símbolo (busco el de Copyright y lo acepto); 2ª, con la combinación de teclas Control + alt + c ; 3ª, copiando y pegando; 4ª, y a mi parecer la opción más cómoda, poniendo la c entre paréntesis. A continuación añado uno de mis  microrrelatos, donde incluyo el aviso de Copyright, al final del mismo, a objeto de que observéis la forma de integrar el distintivo junto a nuestro nombre y año de creación de la obra.

X

En cierto lugar de la ciudad, una chica, X, escribe cuentos; cuentos que un día serán la puerta hacia el mundo de lo inimaginable. Ella no lo sabe, los inventa, pero no lo sabe. Encerrada en su dormitorio de adolescente, bajo la atenta mirada de sus muñecas de niña, escribe en su ordenador todo el torrente de ideas que abordan su mente, sin sospechar que el poder de su fantasía sea tan inmenso, que sea capaz de provocar, con el juego que le dejan las palabras, un universo de sentimientos rosas, azules, rojos, grises, negros... No imagina que no queda mucho para ser admirada por el mundo.


© 2014 M. Carmen Rubio Bethancourt

No hay comentarios:

Publicar un comentario