viernes, 4 de abril de 2014

Situaciones extraordinarias.

En esta entrada me gustaría deciros lo que supone para mí atravesar un suceso de fuerte emotividad; además de tristeza o alegría, dependiendo del caso, una carga de sentimientos, tan potentes, que difícilmente no me hagan percibir la necesidad de escribir. Me gusta relatar historias que surgen de mi imaginación, y aparecen casi constantemente, pero narrar a través del alma…, eso sólo ocurre cuando mi corazón está involucrado en algún acontecimiento eufórico o trágico. “Ausencia”, el pequeño relato que muestro a continuación, dedicado a mi padre, fue fruto de uno de esos momentos.


Fotografía de mi buena amiga Maribel Bonet (La Caleta, Cádiz).

Ausencia
(Por M. Carmen Rubio Bethancourt)

Aquel día, el año no quiso dejarle marchar solo, se fue con él, y acompañándoles, las lágrimas del cielo y el luto cerrado de la noche. No quedaba sombra ni aliento que permitiera mitigar su ausencia, se hizo rotunda. La mañana parecía evidenciar que nada había ocurrido, volvía a salir el sol, la gente iba y venía de un lugar a otro…, mecánicamente todo era y sucedía como siempre, sin percibir su vacío. Un instante fuera de mí y me atrapó el aire, entonces pude sentirlo, él, como yo, le añoraba, extrañaba su nombre danzando con el viento tras el saludo del amigo, extrañaba sus pasos recorriendo las viejas calles de la ciudad que tanto amó, extrañaba como disfrutaban, juntos, acariciando el mar.

6 comentarios:

  1. La añoranza siempre queda, nadie si va del todo mientras quede un corazón que late con el recuerdo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo Mercedes. Muchas gracias por visitarme.

      Eliminar
  2. Un relato tan corto como tremendamente emotivo que, además, me provoca recuerdos de la misma índole, vivencias compartidas. Creo que en eso está el mérito de un escritor, que con sus escritos es capaz de hacer vivir su historia en el alma de sus lectores.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Josep Mª por tus palabras tan amables y por visitarme. Es muy satisfactorio para mí ver que lo que escribo llega, al menos, a alguien, en este caso a ti. Un placer volver a verte por aquí. Hasta pronto.

      Eliminar
  3. Hola Carmen, estoy releyendo tu blog y a leer este relato, sólo quiero mandarte un abrazo
    Natalia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Natalia. Muchas gracias por visitarme y ser tan atenta conmigo. Un abrazo para ti también de mi parte.

      Eliminar