viernes, 21 de marzo de 2014

Y a pesar de todo, ser escritora.




Desearía iniciar este texto comentando que a lo largo de la historia la mujer ha tenido las mismas oportunidades que los hombres, pero, por desgracia, no ha sido así; y ello ha supuesto que el género femenino haya sido relegado a un segundo plano en muchos ámbitos, entre ellos, el literario. Por suerte, contamos con algunas privilegiadas  o valientes, según se mire, que han dejado su impronta en el tiempo pese a las circunstancias, póngase por caso a Enheduanna, princesa acadia que vivió hacia 2.400 a. C., primera escritora de la que se tiene constancia, de ella se conservan estas palabras sobre lo que es, según su parecer, escribir: ‹‹Es una fiesta, como parir, dar nacimiento, concebir el mundo». Pero no deja de ser una rara excepción, ya que la misión en la vida para la mujer, porque así lo decidieron ellos, se circunscribía a todo cuanto tenía que ver con el ámbito doméstico, lo cual impedía cualquier iniciativa que partiese de ellas en otros ámbitos como pudieran ser la ciencia, la política o la literatura. Por ello no ha de sorprendernos que Fray Luis de León afirmase en su obra ‹‹La perfecta casada» que la mujer podía y debía aprender a leer, pero en silencio, y no escribir, ‹‹Pues nunca una mujer puede saber más que un hombre». Ni siquiera Santa Teresa de Jesús, que escribía en pro de su fe, pudo hacerlo libremente y fue perseguida y condenada por la Inquisición por llevarlo a cabo. Y sí, naturalmente que hay casos de escritoras en el pasado que pudieron ejercer su vocación, pongamos como ejemplo a Christine de Pisan, nacida en Venecia en 1364, primera escritora profesional de la historia y fiel defensora de los derechos de la mujer, pero eran rayas en el agua. Para desgracia y pérdida de la humanidad, muchas escritoras de aquellos años de oscuridad para nosotras, sólo pudieron conformarse con dejar sus obras encerradas en el baúl o sacarlas a la luz bajo seudónimos o nombres de hombre, tal es el caso de las hermanas Brontë que se hicieron llamar para poder editar sus novelas: Currer Bell, Ellis Bell y Acton Bell;  Cecilia Bohl que publicaba bajo el seudónimo Fernán Caballero; Mary Anne Evans, más conocida por George Eliot, seudónimo que utilizó para que su obra fuera tomara en serio, ya que no se valoraban de igual manera los escritos realizados por una mujer a los ejecutados por un hombre. Porque esa es otra, el poco valor que se le daba a los escritos compuestos por una mujer, y como ejemplo de este último aspecto que censuramos tenemos  a ‹‹Las sinsombrero», escritoras y artistas excepcionales de nuestro país a las que ni siquiera se las ha nombrado en los libros de textos escolares cuando se hacía referencia a La generación del 27 con la que tuvieron bastante que ver, afortunadamente, hoy día están siendo reconocidas.
Es cierto que los movimientos en pro de los derechos humanos y feministas están abriendo mucho camino para que esta absurda actitud hacia nosotras por parte del género masculino (y de alguna que otra mujer, que también las hay) vaya erradicándose, pero aún queda mucho camino por recorrer, de otro modo no se entiende que escritoras de hoy como Joanne Rowling, autora de la famosa saga de libros de Harry Potter, tuviera que firmar como J.K. Rowling, por consejo de su editorial, para vender mayor número de libros.
Soy escritora de vocación, pero no quiero sentirlo como un privilegio, sino como una elección. La humanidad tiene a sus espaldas muchísimos años de historia, y durante el transcurso de los mismos hemos evolucionado física y mentalmente, pero nada habrá valido la pena si se cortan las alas a quienes pueden volar.
 Por M. Carmen Rubio Bethancourt


8 comentarios:

  1. Muy interesante entrada. Completamente de acuerdo con usted, si no hubiese tantos cortapisas, posiblemente, habría más escritoras en el panorama literario mundial. Mariola.

    ResponderEliminar
  2. Hola Mariola. Gracias por tu comentario y afinidad hacia mi opinión. Seguimos en contacto. Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  3. Vaya con el repaso de historia que has hecho, muy interesante y adelante con tu vocación. Maribel

    ResponderEliminar
  4. Gracias Maribel. Me alegro que te haya sido interesante.

    ResponderEliminar
  5. Me parece muy acertada tu entrada.Espero que lo lean muchas personas.A ver si de una vez por todas se valoran a las personas por su capacidad,y no por su sexo , descendencia o influencia.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias anónimo, y totalmente de acuerdo con tu opinión. Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  7. Las cosas poco a poco van cambiando. En breve esperemos que se termine igualando todo. Salu2

    ResponderEliminar
  8. Tengo fe en ello, Manuel. Gracias por visitar mi blog y por tu amable comentario. Un abrazo.

    ResponderEliminar